domingo, 27 de febrero de 2011

Frente a la Bestia

despues de comprobar que mis extrañas alas, si es que se le puede llamar asi a esos trozos de coraza que sobresalian de mi espalda, me permitieron sobrevolar el tramo evadiendo a esas creaturas con aspecto de lobo con mas facilidad, era algo completamente extraño el tratar de manipular ese cuerpo lo sentia tan natural como si ya fuese mio desde hace mucho tiempo atras.

de pronto senti como todo el placentero sentir de volar por los aires era reemplazado por la subita precipitacion y despues de eso termine enterrado en el piso, sino fuera por que todo era lo suficientemente irreal en ese sitio como para que sobreviviera a esa caida, creanme que no les seguiria contando esto, despues de desperesarme podia escuchar una voz, o era un gruñido, no lo supe con exactitud en el momento, solo se oia un gruñidos que conforme me acercaba se hacian mas claros, parecian pronunciar palabras, pero jamas me atrevere a pronunciarlas fuera de aquel recinto, sonaban algo parecido a " Ghrath uhn dha Seht Nhoch-Hah ", se repetia constantemente, conforme caminaba con pesadez debido a la caida y al recien descubierto peso de mi propio cuerpo.

los rugidos acallados se fueron volviendo cada vez mas y mas intensos hasta que logre ver la silueta de algo inmenso, un ser inmenso que no para de observarme, al igual que las bestias que acababa de enfrentar, esa gigantesca creatura me recordaba la figura de un gran lobo, pero lo mas peculiar eran sus siete ojos, y todos ellos apuntaban hacia mi, no perdian ninguno de mis movimientos, aunque la creatura estaba echada sobre su estomago su tamaño era enorme una montaña era lo unico que se le podia comparar en dimensiones, y su hocico pudo haber deborado el titanic si asi lo hubiera deseado, en realidad era una creatura monstruosa, y continuaba rugiendo pero ahora atronadoramente debido a que la distancia cada vez era menor... " Ghrath uhn dha Seht Nhoch-Hah ", ya frente a la bestia y sin mas miramientos y con el impulso del que sabe que en caso de combate o huida no queda mas que la resolucion simple de la muerte efimera ante tan titanico ser, Que quieres de mi? , grite tan alto como pude mi voz sono como un rugido semejante al de un gigantesco demonio, y el lobo me miro fijamente de nuevo y resoplo nuevamente pero ahora logre entender lo que decia " Acercate semilla de la noche".

atonito de comprender las palabras de la bestia no pude reaccionar, no supe si fue mi imaginacion, si yo habia empezado a rugir, o si la bestia habia empezado a usar mi idioma, solo supe que le comprendia y esta me miraba divertida, diciendo entre resoplidos, "Vaya que el niñato aprendio pronto a rugir ", sin pensar en que rayos estaba pasando comence a gritarle, preguntando el por que de estos cambios, el por que de tantas cosas extrañas que estaban sucediendo, la bestia solo me respondio " es parte de tu mision, Levian ".

de nuevo esa maldita palabra, pero lo ultimo que el menciono me dejo con mas dudas que respuestas, y fue lo ultimo que recuerdo antes de que ocurriera otro suceso bastante extraño, como si el ser transportado a ese sitio donde la realidad esta alterada no fuera lo suficiente, " el Leviatan para el cual serviras de portal, asi lo ah dispuesto", senti una punzada en el pecho, y un dolor muy fuerte, senti como comenzaba a arder y de pronto senti un golpe seco, habia regresado al departamento, Akai estaba tendida a mi lado, parecia dormir tranquilamente, estabamos los dos en mi cama senti una pezades en los hombros y algo extraño al rascarme la cabeza mis uñas habian crecido bastante, y estaban negras, parecian garras; pronto senti de nuevo la pesadez y cai dormido inconciente en ese letargo casi mortuorio que es el sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada